18 signos de parásitos en el cuerpo

Al estar presente en el cuerpo humano, el parásito tiene un efecto patógeno grave. Además, un mismo parásito puede producir simultáneamente muchos mecanismos de acción en humanos.

La palabra «parásito» proviene del griego antiguo «parasitus», que significa «parásito». ¿Por qué un gorrón? Porque es un organismo que vive a expensas del propietario. Y, desafortunadamente, una persona a menudo puede albergar una gran cantidad de parásitos.

La Organización Mundial de la Salud estima que alrededor de cuatro mil quinientos millones de personas en el mundo se ven constantemente afectadas por diversas parasitosis. Según el Instituto EI Martsinovsky de Parasitología Médica, Enfermedades Tropicales y Transmisibles, se cree que más de veinte millones de personas en Rusia están constantemente infectadas con parasitosis.

Este problema es muy actual también porque es muy difícil diagnosticar la parasitosis. La infestación de gusanos (un gran conjunto de enfermedades parasitarias) está presente en los seres humanos incluso cuando el parásito ya se ha ido. Y si el paciente notó esto, entonces, por supuesto, él mismo vendrá a la institución médica. Además, durante los exámenes preventivos, se puede revelar la parasitosis. Desafortunadamente, estos casos son solo una gota en el agua.

¿Qué efecto tienen los parásitos en el cuerpo?

Al estar presente en el cuerpo humano, el parásito tiene un efecto patógeno bastante grave. En este caso, un mismo parásito puede producir simultáneamente varios mecanismos de acción en una persona.

Mecanismos de acción:

Impacto mecánico. Por ejemplo, si la lombriz intestinal está en el intestino, por supuesto aplastará y dañará la pared intestinal. En algunos casos, provoca un proceso inflamatorio. Si, por ejemplo, el equinococo se encuentra en el hígado, en los pulmones o en los riñones, el tejido se comprimirá en consecuencia. Este es un efecto mecánico clásico: expansión, presión, alteración de las funciones de ese órgano o sistema en el que está presente el parásito. Hay muchos no solo parásitos luminales que están presentes en el tracto gastrointestinal, también hay muchos parásitos tisulares que pueden realizar completamente la llamada acción mecánica.

Estimulación de reacciones alérgicas. Desafortunadamente, cuando una persona tiene reacciones alérgicas, comienza a caminar en círculos: a un dermatólogo, a un pediatra, a un terapeuta, a un alergólogo, pero los médicos no siempre descartan la presencia de invasiones parasitarias en el cuerpo al principio. sitio. 

Cualquier parásito, incluso una punta de lanza banal, puede conducir a la formación de reacciones alérgicas graves, que pueden ser variadas, tanto en la piel como en la infección del árbol broncopulmonar. Por ejemplo, bronquitis obstructiva frecuente: en los niños, puede deberse al hecho de que algún tipo de parásito vive en los intestinos.

Influencia en la microflora. No es ningún secreto que el hombre es el globo del vasto mundo de la microbiota. La microflora que habita todas nuestras membranas mucosas, piel, órganos, tejidos es esa microflora amigable que produce vitaminas, minerales, hormonas, enzimas para nosotros, ayuda a nuestro cuerpo a vivir normalmente. Y ahora, desafortunadamente, en presencia de parásitos, comienza a morir activamente.

Acción inmunosupresora. Hoy se ha demostrado claramente que los productos de desecho de los parásitos inhiben drásticamente el funcionamiento del sistema inmunológico. Simplemente lo bloquean. Además, durante millones de años, los parásitos han aprendido a imitar y esconderse del sistema inmunológico, produciendo anti-enzimas especiales. Por lo tanto, bloquea el sistema inmunológico y, a veces, una persona puede estar enferma con varias parasitosis durante décadas. Eso, tarde o temprano, conduce a enfermedades graves en el cuerpo como un todo, o en un órgano o sistema separado.

Efectos de las antienzimas. Desafortunadamente, los parásitos no solo pueden drenar nuestros cuerpos. Si intentamos consumir alimentos vitamínicos, mineralizados, beber un complejo de vitaminas, minerales, no siempre nos beneficiarán, porque nuestros parásitos se llevarán la mayor parte de ellos.

Mecanismo de acción del reflejo nervioso. Los productos de desecho de los parásitos envenenan el sistema nervioso. Y muy a menudo esto puede afectar el estado psicoemocional tanto de un adulto como de un niño. Cualquier enfermedad psicosomática puede asociarse con invasión parasitaria. Un niño puede tener hiperreactividad, o viceversa, letargo, llanto, tendencia a la depresión; todo esto puede deberse a la presencia de un parásito en el cuerpo. Por ejemplo, incluso la lamblia más simple produce toxinas. Incluso si están en microdosis, siguen siendo toxinas idénticas a las sustancias psicotrópicas. Por supuesto, un niño o un adulto con una intoxicación constante experimentará un estrés grave en el funcionamiento del sistema nervioso central.Y de aquí pueden seguir todo tipo de trastornos psicológicos y mentales: trastornos del sueño, trastornos nerviosos, diversos problemas psicológicos.

En mi opinión, lo más grave y terrible es la estimulación de neoplasias por parásitos. La presencia prolongada de parasitosis en el organismo puede provocar un problema como la formación de neoplasias: benignas y malignas. Además, la estimulación de neoplasias puede estar asociada a dos factores.

El primer factor es el efecto directo y dañino de los tejidos de un órgano en particular.

La segunda es una acción mediada por una fuerte supresión del sistema inmunológico. El caso es que el departamento de inmunidad, que se encarga de la protección antiparasitaria, también se encarga de la protección antitumoral. Como resultado de una división incorrecta, puede aparecer una célula cancerosa en el cuerpo humano. En este caso, la deficiencia del sistema inmunológico se manifestará de tal manera que esta célula no será reconocida por nuestras células inmunes a tiempo, y no será destruida de manera oportuna.

¿Cuándo puede una persona sospechar la presencia de parásitos?

Ahora le contaré una lista de manifestaciones clínicas de invasiones parasitarias, en presencia de las cuales, debe comunicarse rápidamente con su médico para aclarar si realmente tiene este diagnóstico.

  • El síntoma clínico más común es la picazón en el ano. Esto es escuchado por muchas personas, por lo que se asocia con la presencia de parásitos, especialmente en la práctica infantil.
  • Rechinar los dientes en un sueño. Nuevamente, esto puede ocurrir muy a menudo en la práctica de los niños. Las madres notan de repente que el niño comenzó a rechinar los dientes mientras dormía. ¿Por qué está pasando esto? Muy a menudo, los crujidos en los niños se asocian con sueños aterradores. Este es exactamente el mecanismo de los efectos tóxicos sobre el sistema nervioso central del que hablamos. El niño tiene un sueño terrible y rechina los dientes con miedo por miedo. Ésta es una de las razones. También hay otras razones. La formación de trismo o aumento del tono de los músculos masticatorios, esto también puede ser un síntoma en este caso.
  • Babeo en el sueño, babeo por la mañana, náuseas por la mañana al cepillarse los dientes. Estas son todas aquellas manifestaciones que pueden indicar indirectamente la presencia de invasión parasitaria en el organismo.
  • Peeling de dedos de manos y pies, exfoliación de la piel en capas.
  • Aumento del hambre, a veces hasta desmayos.
  • Erupciones cutáneas alérgicas. Cuando doy conferencias a los médicos, muy a menudo me concentro en el hecho de que los médicos no tienen prisa por administrar medicamentos antialérgicos a uno u otro paciente. Comprenda primero hasta el final: si hay invasiones helmínticas. Porque un alto grado de alergia, que aparece repentinamente en una persona en un corto período de tiempo, puede indicar, en primer lugar, que el paciente tiene una invasión parasitaria.
  • Erupciones en los párpados, su descamación, hinchazón.
  • Debilidad general, letargo, somnolencia, depresión, trastornos mentales sin motivo conocido.
  • Cualquier picazón en la piel. Especialmente en la práctica de los niños. En primer lugar, debe excluirse la presencia de invasiones parasitarias.
  • Alterado por síntomas como hinchazón, burbujeo en el abdomen, heces inestables. Cualquier problema del tracto gastrointestinal.
  • Falta de peso corporal, o viceversa, sobrepeso. Con la parasitosis, puede haber ambos.
  • La presencia de varias enfermedades crónicas al mismo tiempo. Enfermedades de las articulaciones, árbol broncopulmonar, tracto gastrointestinal. Si de repente una persona comienza a enfermarse en etapas, luego una, luego la segunda, luego la tercera, luego la quinta, luego la décima, e inicialmente no había una razón aparente para esto, entonces esta es una razón para pensar en la presencia de parásitos en el cuerpo.
  • Sensación de malestar y el diagnóstico no está claro. Dichos pacientes también pueden acudir a varios especialistas, intentar examinar uno u otro. En última instancia, el diagnóstico seguirá siendo poco claro y el estado de salud seguirá siendo deficiente.
  • Dolores abdominales incomprensibles, voladores, calambres repentinos, dolores tirantes. También es necesario excluir, especialmente en la práctica infantil, la presencia de parásitos.
  • Manifestaciones tóxicas y alérgicas a largo plazo. De repente, reacciones alérgicas incomprensibles a los alimentos.
  • Anemia persistente. Cuando la hemoglobina se reduce significativamente y es difícil de corregir . Vale la pena pensar, en primer lugar, en la presencia de infestaciones parasitarias en el cuerpo humano.
  • En los niños: retraso en el desarrollo físico, psicosomático, psicoemocional, hiperreactividad o viceversa, letargo, en escolares, mala asimilación del material; todo esto puede indicar la presencia de parasitosis oculta en el cuerpo.
  • Las linfadenopatías a largo plazo (una afección que se manifiesta por un aumento en los ganglios del sistema linfático), la linfadenitis recurrente también pueden indicar la presencia de invasiones parasitarias.

He enumerado para usted los principales signos clínicos de parasitosis. Observe lo anchos que son. Y con estos síntomas, un paciente puede acudir a casi cualquier médico. Se cree que si una persona ha encontrado dos o tres de esos signos en sí misma, entonces ya está sujeta a un examen más completo para detectar la presencia de parasitosis o un programa antiparasitario.

Me gustaría llamar la atención de las personas que desean curarse a sí mismas. Si viene a la farmacia y le pregunta al farmacéutico: «Dame algo para los gusanos», entonces estás cometiendo un grave error: estas cosas no se pueden hacer. Primero, el farmacéutico no es responsable de cómo tomará este medicamento. En segundo lugar, no es responsable de las consecuencias. En tercer lugar, puede lastimarse mucho. No hagas eso. Para saber si tiene una infección parasitaria o no, es muy importante consultar a un especialista, pasar por una determinada lista de estudios y solo después de eso, someterse a un tratamiento adecuado.

Estoy a favor de que todo se haga profesionalmente. Para no dañar al paciente en primer lugar. Si sospecha que tiene una enfermedad parasitaria, puedo ayudarlo.

Todo lo mejor para ti y mantente saludable.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *